Unidad De Patología Cervical

Unidad De Patología Cervical

En los últimos 30 años se ha observado un notable incremento en la prevalencia de la infección por el virus del papiloma humano (VPH), tanto en sus formas clínicas o condilomas como en sus formas de expresión subclínica, identificables por los cambios en la citología y/o la colposcopia. Mediante biología molecular se ha evidenciado, además, la presencia de ADN de VPH en la mayoría de lesiones intraepiteliales del tracto genital inferior (TGI) y en más del 99% de los cánceres Cervicales.

Los estudios sobre historia natural de la infección por VPH han evidenciado que un número importante de mujeres jóvenes se infecta en las edades de mayor actividad sexual. La mayor parte de estas infecciones se resuelve de forma espontánea y sin consecuencias. La persistencia del VPH ocurre en un 5% de las mujeres después de los 35-40 años. El cáncer de cuello uterino (cérvix) es el cuarto tumor mas frecuente a nivel europeo y el segundo a nivel mundial. En aquellos países donde se aplica de forma programada la citología, se ha visto que hay una disminución de la incidencia del cáncer cervical, ya que se detecta esta patología de forma muy precoz.

El HPV es un virus del cual existen más de cien tipos diferentes, de los cuáles aproximádamente treinta son los responsables de las lesiones en el tracto genital del hombre y de la mujer, y constituye la enfermedad de transmisión sexual más común hoy en día en personas sexualmente activas.

clinica_ginecologica_madrid_colposcopia

El 70% de las mujeres han tenido contacto durante algún momento con el HPV, especialmente durante los primeros años de su vida sexual. Ni siquiera el preservativo puede protegernos en un 100% de la infección por HPV, ya que puede transmitirse por el propio contacto genital.
El HPV puede clasificarse en virus de Alto riesgo y Bajo riesgo, se ha visto que los virus de alto riesgo (16, 18, 45, 31…) producen lesiones importantes a nivel de cuello uterino, a nivel vulvar y vaginal que han de ser controladas de forma periódica y que en ocasiones requieren tratamiento quirúrgico en función de la lesión.
Los virus de bajo riesgo, producen también lesiones en estas zonas, pero de menor intensidad, y son capaces de manifestarse en algunas ocasiones en forma de verrugas genitales; son los llamados condilomas acuminados. Estas verrugas aparecen en la zona con mayor fricción durante el coito, es decir, en los labios mayores y los labios menores, que se extiende también al resto de la vulva y la zona perianal. El 25% de las mujeres que presentan estas lesiones también van a presentar condilomas en el cuello uterino y en la vejiga, por lo que es necesaria una adecuada y exhaustiva exploración.

Bajo riesgo oncogénico (VPH-BR)

  • 6, 11,
  • 40, 42, 43, 44, 54, 61, 70, 72, 81

Alto riesgo oncogénico (VPH-AR)

  • 16, 18,
  • 31, 33, 35, 39, 45
  • 51, 52, 56, 58, 59, 68, 73, 82

clinica_ginecologica_madrid_HPVEl HPV no produce síntomas, la mayoría de personas que tienen esta infección no saben que están infectadas y pueden transmitirla a su pareja sexual. La introducción, hace 50 años, de la citología de Papanicolaou como técnica de cribado ha producido una importante disminución en las tasas de incidencia y mortalidad por cáncer cervical. Últimamente esta tendencia se ha reducido y al mismo tiempo se ha observado un aumento del número de adenocarcinomas.

No existe tratamiento para el HPV, normalmente el virus es eliminado por el propio sistema inmune de la paciente entre un periodo de 8 a 16 meses después de la infección, produciendo una desaparición de las lesiones producidas por este virus. Por lo tanto, la mayoría de las infecciones por HPV desaparecen en un corto periodo de tiempo y no provocarán cáncer.

El riesgo comienza cuando la infección persiste y el virus no desaparece, y esto tiene lugar en el 10-20% de las mujeres. Posiblemente sea debido a una deficiencia inmunitaria, produciendo un agravamiento de las lesiones y finalmente el riesgo de la aparición de un cáncer. Pero no es la infección de HPV causa suficiente para el desarrollo de estas lesiones, existen otros factores que favorecen la persistencia del HPV como el tabaquismo, factores genéticos, la respuesta inmunitaria que cada paciente presenta ante la infección, el tipo viral, la utilización prolongada de anticonceptivos, antecedentes de infecciones por chlamydias, infecciones por VIH, etc.

En nuestro instituto en el momento de realizar la revisión rutinaria, al realizar la toma citológica, recogemos la toma para el tipaje del HPV, analizándo en nuestro propio laboratorio los  diferentes serotipos del virus, clasificándolos en alto-bajo riesgo. Así mismo, disponemos de colposcopio de última generación para el estudio pormenorizado de la patología cervical.